El objetivo primordial de la Educación Infantil es satisfacer las necesidades físicas, intelectuales, afectivas y sociales del niño/a mediante la utilización de técnicas pedagógicas adecuadas.


  • 1. Aprende a conocer su propio cuerpo, sus posibilidades y limitaciones y adquiere una progresiva autonomía en sus actividades habituales (control de esfínteres, independencia en la comida, vestido y aseo personal, etc.).

  • 2. Observa y explora su entorno físico, familiar y social; reconoce a otras personas, los objetos, los animales y las plantas y aprende a respetarlos y a amarlos.

  • 3. Se relaciona con los demás a través de distintas formas de expresión y comunicación. Expresa sus sentimientos, deseos y vivencias tanto de forma verbal como gestual, musical y plástica.

  • 4. Adquiere sus primeras responsabilidades, conoce la existencia de normas y aprende a ponerlas en práctica.

  • 5. Desarrolla las habilidades necesarias y se prepara para desenvolverse de forma independiente y autónoma en otros entornos dentro de su comunidad (en el colegio, por ejemplo).